PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA, AUTOEXPLORACIÓN

Autoexploración mamaria

mama1 mama2

¿Qué es?

 Consiste en una serie de maniobras simples, que usted debe realizar para vigilar regularmente el aspecto de los pechos, y así detectar cualquier cambio de aspecto, bulto o salida de líquido por el pezón. Si lo detecta debe ponerlo en conocimiento de un médico que realizará una serie de pruebas y le dirá qué está ocurriendo.

 

¿Por qué debo realizarla?

 La autoexploración mamaria es un método para intentar detectar pronto el cáncer de mama, que es el cáncer más frecuente en la mujer. Su objetivo es descubrir a tiempo cualquier anomalía de las mamas, para poder poner solución, debido a que “el cáncer de mama puede curarse” si se detecta y  se trata precozmente.

 Si usted tiene familiares con cáncer de mama, trastornos ginecológicos, toma la píldora, o ha tenido algún problema con sus mamas debe prestarles aún mayor cuidado.

 No obstante, no debe usted angustiarse, debe aprender a reconocer las irregularidades y los cambios de sus mamas para no confundir lo normal y lo anormal y asustarse innecesariamente.

 En determinadas edades y en algunas circunstancias debe realizarse además de la exploración las correspondientes mamografías.

 

¿Cuándo debo realizarla?

Debe hacerlo todos los meses en un día determinado, que debe estar entre el 5º y el 10º día después de la menstruación, siempre un día fijo, teniendo en cuenta que existen cambios de consistencia de la mama en los distintos momentos del período. Poco a poco irá conociendo sus mamas y acabará reconociendo cualquier novedad que aparezca.

 Si usted ha llegado a la menopausia o no tiene regla porque ha sido operada, es mejor fijar la fecha el primer día de cada mes.

 

¿Cómo debo hacerlo?

 Suele durar sólo cinco minutos aproximadamente. Debe estar segura de haber examinado sus mamas y axilas completamente al acabar.

  1. Póngase de pie delante del espejo con los brazos, en primer lugar a lo largo del cuerpo y levante los brazos por encima de la cabeza.
  2. En todas estas posturas mire detenidamente la forma y el aspecto de las mamas y busque diferencias entre un pecho y otro, o la presencia de arrugas o de un hundimiento de alguna zona.
  3. Acérquese un poco más al espejo y mire cuidadosamente sus pezones y areolas. Mire si el pezón ha cambiado de tamaño, si tiene costras o llagas, si sale líquido por él. A continuación, compruebe que las areolas tienen el tamaño, color y forma habitual.
  4. Gire su cuerpo, con los brazos en alto, y comprueba que el perfil de sus mamas es el de siempre.
  5. Mama derecha: Túmbese en la cama poniendo un cojín o una almohada debajo del hombro derecho (también puede realizarse estando de pie). Coloque su mano derecha debajo de la cabeza y con los dedos de la mano izquierda toque delicadamente la mitad interna de la mama derecha.
  6. El movimiento a seguir en la mitad interna de la mama debe ser de arriba hacia abajo y de la parte interna al centro, siguiendo la dirección de las agujas del reloj.
  7. Coloque ahora el brazo a lo largo del cuerpo y palpe con delicadeza la mitad externa de la mama. El movimiento a seguir es de abajo a arriba y de fuera hacia adentro, siguiendo la dirección de las agujas del reloj.
  8. Mama izquierda:  Debe realizarse de la misma manera que la mama derecha, échese sobre la cama y esta vez ponga un cojín debajo de la parte izquierda de su espalda.
  9. Axila derecha  e izquierda: Con las yemas de los dedos de la mano izquierda palpe la axila derecha, primero con el brazo derecho levantado y después con el brazo a lo largo del cuerpo. Siga el mismo procedimiento con la axila izquierda, pero ahora con la mano derecha.
  10. Apriete suavemente los pezones entre sus dedos y observe si sale algún tipo de secreción.

 

¿Cuándo debo acudir al médico?

           No se alarme,  pero consulte a su médico:

  • Cuando la piel de la mama aparezca retraída, cuarteada o con manchas.
  • Cuando una mama aumente o disminuya de tamaño o de dureza en relación a la otra (es muy frecuente que el volumen de las mamas sea desigual el de la derecha que el de la izquierda)
  • Cuando salga del pezón algún tipo de líquido: claro, sanguinolento, lechoso sin estar embarazada o amamantando.
  • Cuando el pezón cambie de tamaño, se retraiga o aparezcan llagas o costras.
  • Cuando aparece un bulto en la mama o en la axila.
  • Cuando una cicatriz o bulto ya conocido por usted cambia de aspecto, tamaño, consistencia o empiece a ser doloroso.

NO  lo olvides, si tienes alguna duda, coméntalo con tu médico.

 
Fuente: OMI- AP Arágon.  
Autor: Dr. Miguel Valdez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s