OJO SECO

OJO SECO

 

El ojo seco es la patología más frecuente que nos encontramos en la consulta de oftalmología. Se calcula que hasta un 30% de las personas que acuden la consulta médica lo hacen por este motivo, sobre todo personas mayores, si bien se manifiesta con gravedad en un porcentaje mucho menor.

Si usted presenta los síntomas siguientes, consulte con su médico de Atención Primaria, porque puede tener el llamado Síndrome de Ojo Seco: el principal síntoma es la sensación de cuerpo extraño, de sequedad ocular, sobre todo al levantarse por las mañanas, con dificultad para abrir los ojos. Otros síntomas frecuentes son picor y escozor. El paciente comenta en ocasiones que tiene los ojos llenos de tierra, con un gran disconfort, incluso con ligera sensación de visión borrosa. Existe un importante componente ambiental, así es muy frecuente que las molestias aparezcan solamente o se agraven en determinados ambientes (calefacción excesiva, aire acondicionado, aires cargados de humos) o en determinadas épocas del año en función de la humedad ambiental. Si existe afectación corneal aparecerá además una fotofobia moderada o intensa (hipersensibilidad a la luz), incluso con lagrimeo.

En la mayoría de los casos el mejor y único tratamiento es la sustitución de las lágrimas mediante el aporte de lágrimas artificiales (no las cubre la Seguridad Social). Es para toda la vida (aunque pueden ser más necesarias en unas épocas que en otros), la frecuencia de la administración de las gotas depende de las molestias, y es un tratamiento inocuo. Dentro del abanico de marcas comerciales el paciente deberá ir buscando la que mejor tolere, ya que hay algunas que llevan conservantes y para algunos pacientes pueden ser incluso más irritantes que el propio síndrome de ojo seco.

Por otro lado se deben evitar aires acondicionados, ventiladores, calefacciones excesivas, lugares cargados de humos, corrientes de aire, polución ambiental ya que lógicamente van a agravar el cuadro en estos pacientes.

Con estos consejos en la mayoría de los casos la mejoría es grande, aunque tengamos que advertir al paciente que si bien no es un problema grave, que apenas tendrá repercusión en cuanto a su agudeza visual, si es molesto y tendrá que hacer uso de las lágrimas artificiales lo que le quede de vida.

Autor: Dra. Maria Fe Barcones

Fuente: Inf Ter Sist Nac Salud 1998; 22: 117-122″

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s