COLICO RENOURETERAL

riñon

Cólico Renoureteral

 

El cólico renoureteral es un dolor muy intenso provocado por la obstrucción de los conductos por donde desciende la orina.

 La orina se forma en los riñones, que sirven de filtro para la sangre, eliminando el agua y sustancias sobrantes del organismo. La orina desciende desde los riñones por unos conductos llamados uréteres hasta la vejiga, donde se acumula hasta que es eliminada al exterior. En  cualquier punto de este sistema pueden formarse piedras (litiasis renal).

 Si la orina tiene poca agua y muchas sustancias de desecho, éstas pueden unirse y formar arenillas, el calcio es la sustancia que más frecuentemente las compone. Estas arenillas pueden tener un tamaño microscópico, ó bien  ser tan grandes como una nuez. Cuando las arenillas ó piedras se atascan en los conductos, impiden el descenso normal de  la orina. Esta acumulación de la orina provoca el dolor al ejercer una presión muy grande sobre las paredes de los uréteres, que aumentan de tamaño (como si pisáramos una manguera de riego). Poco a poco, y si el tamaño de la piedra lo permite, ésta se irá deslizando gracias a la presión de la orina. Este descenso puede ocasionar erosiones provocando pequeños sangrados que  darán un color rojizo a la orina.

El dolor se inicia en la zona lumbar y se desplaza hacia el abdomen, la ingle y  la cara exterior del muslo. El dolor puede aumentar y disminuir de intensidad de manera intermitente, como si nos apretaran y después nos soltaran. Junto al dolor pueden aparecer vómitos, sudores abundantes y gran nerviosismo. Cuando notamos este dolor se debe acudir al médico, que podrá un tratamiento para aliviarlo y descartará posibles complicaciones.

Es conveniente, tras un episodio de cólico, recoger la orina,  para poder observar la eliminación de la piedra. El análisis de ésta, determinará que sustancias la componen, y ayudará a tomar las medidas preventivas adecuadas.

La reaparición de los síntomas, fiebre, ó disminución de la cantidad de orina eliminada deberá ser comunicada inmediatamente a su médico.

 Cuando las piedras no pueden eliminarse de manera espontánea deberá recurrirse a la cirugía para extraerlas, o bien a técnicas menos agresivas que las deshacen desde el exterior mediante ondas de choque. Esta técnica es la popularmente conocida como “la bañera“, ya que se aplica a través del agua, introduciendo al paciente en una bañera.

 Sea cual sea la composición de las piedras, y dado que se forman cuando la orina tiene poca agua y  muchas sustancias de desecho, la medida fundamental para evitarlas es el aumento en la toma de líquidos. El agua diluye las sustancias en la orina y realiza un efecto de lavado. La cantidad de agua recomendada será de dos a tres litros diarios; en cualquier caso, la cantidad necesaria para eliminar unos dos litros de orina diaria. Es importante que se tomen líquidos después de cenar.

Se deberá evitar los ambientes calurosos y las actividades físicas que requieran mucho esfuerzo, ya que se pierden muchos líquidos por la sudoración. En caso contrario, se aumentará la ingesta de líquidos como medida preventiva.

En cuanto a la alimentación, se deberá disminuir el consumo de proteínas (carnes rojas, huevos…), sal y no abusar de la vitamina C (naranjas, limones, complejos vitamínicos…), para impedir la aparición de nuevas piedras.

Ya lo sabes, si tienes alguna duda, en tu próxima visita al médico, puedes preguntarle….

Fuente: OMI-AP Aragón.

Autor: Dr. Miguel Valdez Soto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s